Marcos Ferrer
Entrevista a Marcos Ferrer
"Es difícil que Juntos sobreviva a una derrota, pero hay que hacer el esfuerzo"
"Hay versiones del peronismo con las que el radicalismo se encuentra ideológicamente", sostiene en una entrevista con LPO el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, el más importante del radicalismo cordobés.

Cuando el 27 de agosto el radical Marcos Ferrer subió al escenario a celebrar su triunfo en la ciudad de Río Tercero, lo hizo acompañado de Emiliano Yacobitti y de Daniel "el Tano" Angelici, una ofrenda a quienes considera "familia" y, a la vez, una clara señal a sus enemigos. De los dos, Ferrer dice que aprendió que "no hay costo político cuando se defiende a un amigo". Lo que no dice, es el enorme respaldo que representa para él ambos húsares flanqueando sus próximos pasos en la política.

Esos pasos son enfrentar a Luis Juez en la interna opositora y cimentar su propio proyecto ahora que el radicalismo cordobés se quedó sin líder político y con los históricos caciques -Mario Negri, Ramón Mestre y Rodrigo de Loredo- derrotados en distintas y diversas instancias.

Solo un triunfo de Bullrich evita la ruptura de Juntos

"Debemos salirnos de la lógica de atacar permanentemente el peronismo de Córdoba sólo por ser el peronismo y empezar a asumir que ellos han interpretado mejor su vínculo con la gente. Lo primero es revisar nuestras acciones, porque nadie puede ganar una elección si no conoce su propias limitaciones; segundo, ser más generosos y darle participación a dirigentes del interior, porque fue el interior lo que hizo competitivo a Juntos por el Cambio, no la Capital, donde no tuvo un buen resultado", dice Ferrer y no se puede dejar de señalar la pertenencia capitalina de los tres mencionados más arriba: Negri Mestre y De Loredo son de la ciudad de Córdoba. Por eso propone para el radicalismo cordobés "una mesa redonda, una mesa sin cabecera y una mesa federal, porque nadie puede venir a bajar línea"..

-Mestre, Negri y De Loredo fueron los tres conductores del radicalismo desde 2019, un proceso que termina con esta doble derrota este año.

-Los procesos electorales no fueron tan negativos para el radicalismo. La elección provincial fue muy pareja, así que no le achacaría la responsabilidad del resultado adverso a un grupo de dirigentes porque también hay que valorar al adversario. El PJ sacó 47 puntos en la ciudad de Córdoba porque hubo una valoración positiva de la gestión de LLaryora y eso no se puede ignorar. La gente vota resultados, y seguramente valoró el resultado. Nosotros partimos del error de criticar al peronismo porque es un adversario, entonces criticamos todo lo que hace el peronismo.

Debemos salirnos de la lógica de atacar permanentemente el peronismo de Córdoba sólo por ser el peronismo y empezar a asumir que ellos han interpretado mejor su vínculo con la gente.

-En la campaña de la ciudad, De Loredo no fue crítico de la gestión municipal, pero tampoco le alcanzó para ganar. ¿Cometió errores De Loredo?

-Rodrigo hizo todo lo que podía hacer. El radicalismo ha tenido intendentes de Córdoba elegidos y reelegidos con 30 puntos (NdR: se refiere a Ramón Mestre) y Rodrigo sacó 40 puntos. Después están las circunstancias que te hacen ganar o perder. Pero ¿cuál es mejor dirigente, el que ganó con 30 puntos o el que perdió con 40?

"Es difícil que Juntos sobreviva a una derrota, pero hay que hacer el esfuerzo"

-¿Entonces el primer error fue no haber ido en fórmula con Juez?

-Puede ser. La vimos de otra manera. Candidato contra candidato, De Loredo era mejor. Quizá nos faltó valorar objetivamente el impacto que iba a tener la gestión de Llaryora sobre el candidato, que fue lo que pasó. Siento que no todos los que votaron a Passerini como intendente lo votaron a él, sino que lo hicieron por Llayora. También creo que la UCR del interior de Córdoba fue la que lo hizo competitivo a Juez.

-El radicalismo inicia un proceso de renovación de autoridades...

-El radicalismo tiene que ir hacia un acuerdo, no a una interna. Lo lógico sería que nos podamos poner de acuerdo. Estamos frente a una posibilidad de consolidar una oposición con un gran grado de representatividad. Para eso, los bloques de legisladores, los concejales e intendentes deben estar en sintonía con la sociedad y tener una mirada estratégica de lo que necesitan los cordobeses.

El radicalismo ha tenido intendentes de Córdoba elegidos y reelegidos con 30 puntos (NdR: se refiere a Ramón Mestre) y Rodrigo sacó 40 puntos. Después están las circunstancias que te hacen ganar o perder. Pero ¿cuál es mejor dirigente, el que ganó con 30 puntos o el que perdió con 40?

-Por ser el intendente de la principal ciudad que gobierna el radicalismo, ¿tenés la aspiración de conducir ese proceso desde el partido que debe renovar autoridades?

-No es mi ambición, yo prefiero acompañar. Quizá sea el momento de que aquellos que hemos tenido un rol de mucha exposición como candidatos o jefes de campaña nos corramos y dejemos pasar a gente nueva. Si hemos conducido un proceso electoral y quizá hayamos cometido errores en los últimos años, quizá sea el momento de hacer una pausa para que intendentes jóvenes y exitosos asuman responsabilidades. Ellos tienen que ser protagonistas de lo que viene.

"Es difícil que Juntos sobreviva a una derrota, pero hay que hacer el esfuerzo"

-El futuro de Juntos por el Cambio es incierto. ¿Cómo se va a reconfigurar la coalición opositora en Córdoba teniendo en cuenta que controla el Tribunal de Cuentas y el bloque legislativo pone en jaque el quórum del peronismo?

-Creo que debemos converger en un interbloque.

-¿Pero habrá una nueva composición de la coalición opositora en Córdoba?

-Dependerá de la voluntad de los dirigentes de cada partido y de la inteligencia con la que administren las diferencias dentro del interbloque. El problema es que en Junto por el Cambio no se permiten las diferencias. Hay una bajada de línea, de pensamiento unificado, y eso es contradictorio con la coalición. Los radicales defendemos la educación pública. Quizá alguien del PRO que viene de la UCeDe tenga otra mirada, y no está mal. Juntos por el Cambio acostumbró mal a la gente; la acostumbró a que todos tenemos que pensar igual. Me parece que el gran perjuicio que le hemos hecho nacionalmente a Juntos por el Cambio, y que ha derramado hacia el interior, es que todos tenemos que pensar igual. Tiene que haber un margen de tolerancia para poder permitirse pensar distinto.

-¿Juntos por el Cambio sobrevive a una derrota nacional?

-Es difícil, pero hay que hacer el esfuerzo.

El problema es que en Junto no se permiten las diferencias. Hay una bajada de línea, de pensamiento unificado. Los radicales defendemos la educación pública. Quizá alguien del PRO que viene de la UCeDe tenga otra mirada, y no está mal. Juntos por el Cambio acostumbró mal a la gente; la acostumbró a que todos tenemos que pensar igual.

-¿La oposición se reconfigurará con otros socios?

-Se va a reconfigurar en virtud del volumen o la envergadura política que tomó el radicalismo.

-Pero el macrismo tendrá una afinidad ideológica con Milei, si es que gana la elección.

-Uno condiciona a una coalición en virtud del volumen político. La coalición se juntó porque entiende que hay un modelo agotado al que hay que reemplazar porque ha destruido a la Argentina. ¿Cuánto vale la opinión de cada socio? Lo que vale en votos. Hoy el radicalismo tiene cinco gobernadores, con lo cual el peso específico es mucho más grande. Pero nos tenemos que permitir las diferencias, neutralizarlas, si no, no se puede convivir.

"Es difícil que Juntos sobreviva a una derrota, pero hay que hacer el esfuerzo"

-¿Un triunfo de Milei rearma las coaliciones en torno a las ideologías?

-Trabajamos para que Patricia entre al balotaje y gane la elección. Si eso no ocurriese, si Argentina va hacia un extremo de derecha, el radicalismo tiene un rol para cumplir, vinculado a su raíz y a sus ideas. Habrá que ver si los otros partidos de Juntos por el Cambio se sentirán representados por esa versión de extrema derecha o se sienten vinculados a las ideas del radicalismo. Es probable que haya un poco y un poco.

-En el caso de Córdoba, parece más probable que perdure la alianza del radicalismo con Luis Juez que con el PRO.

-Dependerá del PRO. El partido que más fugas tuvo hacia el peronismo de Córdoba fue el PRO. Al radicalismo se le fue una intendenta de relativa relevancia partidaria (NdR: Myrian Prunotto, vicegobernadora electa). A diferencia del PRO, cuyo presidente terminó como candidato del peronismo (NdR: Javier Pretto, viceintendente electo). Tenemos que hacer el esfuerzo para que perdure la coalición. Lo que sí, tiene que haber generosidad, no podemos estar hablando de la candidatura a gobernador de 2027. Eso es irresponsable de cara a la gente cuando acabás de perder una elección.

Si Argentina va hacia un extremo de derecha, el radicalismo tiene un rol para cumplir, vinculado a sus ideas. Habrá que ver si los otros partidos de Juntos por el Cambio se sentirán representados por esa versión de extrema derecha o se sienten vinculados a las ideas del radicalismo. 

-¿Cuando Juez se planta como candidato a gobernador de la oposición para 2027 no es generoso?

-No sería generoso si planteara que es el único candidato a gobernador. Hay que tener cuidado con los mensajes, hay que ser prudente, hay que ser responsable. El radicalismo puso todo: el volumen territorial, su despliegue provincial y su experiencia de gestión. Faltaron sólo 3 puntos. La UCR hizo todo para que Juez fuera gobernador. Después, la decisión personal de Rodrigo de no formar fórmula es contrafáctica: se percibe que con Rodrigo de vice se ganaba. Pero no hay que olvidarse que no quisieron ir a internas, que no quisieron que el que perdiera la interna fuera el vice; ¿y ahora la culpa es nuestra? ¡No, muchachos, dejémonos de hinchar las pelotas! Para ganar, hay que estar dispuesto a perder. Pero muchos no quisieron asumir el riesgo de ir a una interna, que hubiese sido lo más sano y probablemente hoy nos estaríamos preparando para gobernar Córdoba.

-Tras las derrotas de Lousteau y De Loredo, ¿fracasó el proyecto de Evolución?

-Es muy agresivo hablar de fracaso. Hay que pensar de dónde venimos. ¿Cuántos espacios del radicalismo armaron un espacio nacional como el de Evolución, todo con dirigentes nuevos? Creo que ninguno. Los otros espacios estaban desde antes.

-En esta reconfiguración de la que hablamos, ¿Evolución puede ser un proyecto político por fuera del radicalismo?

-Tendría que haber una crisis fenomenal del radicalismo y hoy el radicalismo está a las puertas de iniciar un proceso virtuoso. Creo que el radicalismo, además, puede estar a la puerta de una responsabilidad histórica que es defender valores que siempre lo nutrieron.

"Es difícil que Juntos sobreviva a una derrota, pero hay que hacer el esfuerzo"

-¿Un triunfo de Milei es un escenario que pondría al radicalismo codo a codo con el peronismo?

-Por qué no. Con ciertos sectores del peronismo, por qué no. Con el kirchnerismo decididamente no. Pero hay distintas versiones del peronismo con las que uno se encuentra ideológicamente.

-¿Con el peronismo de Córdoba también?

-Tranquilamente en ese escenario, y más cuando sea para defender los intereses de los cordobeses.

Temas de la nota:
Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
  • 6
    blackrock
    09/10/23
    08:22
    Un radicha medio nabo fue el que dijo...que lindo es dar buenas noticias...
    Responder
  • 5
    blacrock
    08/10/23
    22:57
    Después de hoy, tercera.
    Responder
  • 4
    tempus
    08/10/23
    19:01
    El Radicalismo de bien terminará socio de Massa Presidente.
    Responder
    • 5
      blacrock
      09/10/23
      06:54
      Tal cual.
      Responder
  • 3
    flassi
    08/10/23
    17:13
    Los partidos que se forman solo para robarle a la gente, duran poco. La corrupción del pro se huele a lo lejos
    Responder
  • 2
    flassi
    08/10/23
    14:55
    Justicia divina. Disuelto por su mismo creador
    Responder
  • 1
    jose.colella.87
    08/10/23
    12:22
    Cambiemos se rompio despues de las legislativas de 2021, podrian haber salvado la ropa el año pasado expulsandolo a Larreta, y que armara algo con los radicales, y que el PRO se juntara con los libertarios, armando un partido que tenga coincidencias ideologicas...pero bueno, se doblo en lugar de romperse, y las consecuencias son este desastre; regalarle el pais al peronismo, sea ahora o el año que viene (despues de un interinato del payaso), en el momento mas gorila del pais desde 1955.
    Responder
Noticias Relacionadas
Mestre reunió a su tropa radical y apunta a De Loredo y Ferrer

Mestre reunió a su tropa radical y apunta a De Loredo y Ferrer

Por Juan Manuel González (Córdoba)
El ex intendente quiere aprovechar la colaboración del jefe del bloque radical con Milei para canalizar las banderas radicales. Teme que Marcos Ferrer empuje a la UCR al "partido cordobés" de Llaryora.
Ferrer y De Loredo le ganan otra pulseada clave a Mestre y consolidan su poder en Córdoba

Ferrer y De Loredo le ganan otra pulseada clave a Mestre y consolidan su poder en Córdoba

Por Gabriel Silva (Córdoba)
Evolución se quedó con el foro de intendentes radicales en Córdoba, un bastión que controlaba el mestrismo. Maneja recursos y la relación con el gobernador.
Evolución retuvo Río Tercero y Yacobitti y Angelici se sumaron a los festejos

Evolución retuvo Río Tercero y Yacobitti y Angelici se sumaron a los festejos

Por Gabriel Silva (Córdoba)
El radical Marcos Ferrer cercano a Emiliano Yacobitti fue reelecto y va por la renovación del partido. Disputará con Juez la conducción de la oposición en Córdoba.
El radicalismo buscará la supremacía en la Mesa de Juntos Córdoba

El radicalismo buscará la supremacía en la Mesa de Juntos Córdoba

Por Juan Manuel González (Córdoba)
Reunificado en la Legislatura y con sus jefes con diálogo abierto, intentará tener un mayor peso en la futura conducción de la coalición. Se mantiene la desconfianza con el PRO.